Y aquí sí que acompañó el tiempo para disfrutar del fondo y la forma de un Resucitado que vino a dar luz y esplendor al Domingo. Por Luis Gallego.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Escudo