Mes del Cuento con el Centro de Día de Menores de Villacarrillo

Una semana más de cuento. Aún nos quedan nuevas historias que compartir con vosotros, con vosotras. La de hoy nos llega desde el Centro de Día de Menores de Villacarrillo y su taller de teatro. “Yo sí me junto” es una historia escrita por Lola García Carcelén, una historia original: triste y esperanzadora a la vez. No hay que tener miedo al diferente, todas las personas tenemos el derecho a vivir en paz y armonía sin la lacra que suponen los prejuicios…Gran mensaje y grandes contadores de cuentos. Todos los vídeos se han grabado en casa con la ayuda del resto de la familia y manteniendo todas las medidas de seguridad pertinentes.

Un maravilloso encuentro con la palabra de Andrés Ortiz Tafur

Maravilloso es quedarse corto. Por el contenido: el escritor, Andrés Ortiz Tafur, es un valor seguro. Su oratoria y su manera de desangrar la vida, a través de sus palabras, llena cualquier espacio sin importar el espacio físico que éste ocupe. Podría ser una enorme sala de conferencias o un rincón de nuestra biblioteca. Un rincón lleno desde hacía días. Vino a presentar su última obra: El Agua del Buitre, una suerte de cuentos para adultos, en el sentido literal de la palabra, ya que sus historias están dedicadas a los que pierden.

El Centro de Día de Menores y Gloria Fuertes. Vídeo del acto

Desde la Araña de España, que baila flamenco, a los pingüinos enamorados, pasando por unos gatos resfriados o unos consejos muy adecuados para niños y niñas así como para los conductores “despistados”. Precioso inicio de una tarde en la que entregamos los premios de los concursos que este año se han vuelto a poner en marcha para celebrar el Día del Libro.

“El Principito” de La Escuela de Teatro Ricardo Iniesta, emocionó a todo el Coliseo

Quisimos celebrar el Día del Libro con ellos y con los colegios de nuestro pueblo, profesores y usuarios del Centro Ocupacional “La Algarabía”. Interesante respuesta la de los niños y niñas que se quedaron callados durante la función para después no dejar de hablar, “acribillando” a preguntas a la compañía ubetense. Querían saber, querían conocer los secretos de la función, quería aplaudir. Y lo hicieron, vaya que si lo hicieron. Un Teatro Coliseo puesto en pie ante tal avalancha de talento.