Que su esfuerzo (el de todos) no caiga en saco roto

Es el momento de seguir apostando, individualmente, por la prevención, por mantener las normas de seguridad e higiene que nos vienen recomendando desde Sanidad. No es una enfermedad que haya que estigmatizar, ni un motivo de vergüenza, ni lapidación, el haberla contraído, es un sentido de responsabilidad individual para protegerse a sí mismo y, sobre todo, a los demás. Vamos a cumplir las normas, a llevar a cabo los protocolos, las cuarentenas, si se da el caso, y vamos a mantener informados a los servicios sanitarios si hay algún tipo de síntoma o contacto de riesgo con el coronavirus. Parece difícil, pero no lo es tanto.