Imagen

Villacarrillo se colorea de LIBERTAD

Nadie se echa manos a la cabeza, afortunadamente. El Ayuntamiento de Villacarrillo declara sentirse orgulloso de muchas cosas: libertad, empatía, valores, denuncia, reivindicación, respeto, tolerancia…Falta algún color en ese abanico arcoíris que ilumina los edificios públicos (por logística, no por desconocimiento), pero el gesto dignifica una institución libre y tolerante. Mientras haya gente que muere, o es perseguida, insultada, apaleada, por su condición sexual, en este caso; por su orientación política o por el simple hecho de sentir distinto, las banderas del Orgullo deberán ondear fuerte en plazas y balcones. No hay que politizar este «detalle» que se tiene con la gente que sufre o ha sufrido algún tipo de agresión, discriminación o rechazo. No se trata de ponerse medallas; no se trata de ser más de izquierdas que de derechas. No. Afortunadamente este Ayuntamiento, gobernado por el Partido Popular, no entiende de ideologías cuando se trata de defender algo que es tan justo como necesario: visibilizar que todos somos únicos, irrepetibles y, sobre todo, LIBRES.