Imagen

La cabalgata de sus Majestades de Oriente reparte magia e ilusión

5 de enero, 18,30 horas: zapatos debajo del árbol, tres tazones de leche y tres bombones, porque los Reyes vienen desde muy lejos y tendrán hambre, como decían en mi familia, y a la calle bien abrigados y con una bolsa grande para coger los tradicionales caramelos.

49633349_604463089974887_1431877706336698368_o

Dicen que el día de la cabalgata es mágico, sales a la calle y te chocas con miles de sonrisas: niños pequeños que esperan con ilusión la salida de las carrozas, familias que cuentan con ímpetu lo que le traerán los Reyes, mayores que reviven su niñez… en definitiva, casi todo el pueblo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Otro año más, Villacarrillo esperaba ansioso la llegada de sus Majestades de Oriente. Apenas era media tarde cuando los pajes reales lucían espléndidos en sus caballos, seguidos de los carteros reales, que este año venía para recoger las últimas cartas y dárselas de primera mano a los Reyes Magos.

50012344_604463279974868_6831738567731970048_o

49633255_604466223307907_4141715157707390976_o

Esta vez la cabalgata ofrecía un plus de innovación. Un grupo del centro de participación de personas mayores salía a las calles para guiar a sus majestades por el pueblo. Y lo hacía de forma victoriosa, ya que fueron los ganadores a la mejor carroza del 2019.

49698462_604465889974607_1846359311874260992_o

Y cuando todo estaba preparado comenzaba la cabalgata de Reyes. Melchor era el primero en saludar a todos los villacarrillenses, acompañado de los villancicos populares que la Agrupación Musical Cristóbal Marín interpretaba con ilusión. Gaspar era el segundo en aparecer e iba seguido de Baltasar.

49368469_604465823307947_7976891348378714112_o

Risas, caramelos, fotos y esperanza se respiraba en nuestras calles. La cabalgata avanzaba y todo el pueblo lo hacía a su ritmo, pequeños y mayores, porque en un día como este la edad que importa es la del corazón y no la de la experiencia.

En mitad de una noche estrellada el ayuntamiento se llenaba para ver desde cerca el saludo de los Reyes Magos, que aprovecharon sus últimos minutos en el pueblo para lanzar caramelos, peluches y algún que otro regalo.

Sus Majestades de Oriente se despedían hasta otro año dejando magia, añoranza e ilusión entre nuestras calles. La navidad es una de las épocas más bonitas del año porque consigue llenar de amor y paz los corazones, y qué mejor forma de acabarla que esperando en familia la llegada de los Reyes Magos.

PINCHA AQUÍ  y verás decenas de fotografías de la noche de Reyes Magos. 

Que el día de Reyes mantenga siempre vivos vuestros corazones.

Escudo