Muchísimo público en nuestro V Belén Viviente. Hubo de todo y para todos. Mucho cariño, que es lo más importante para participar en este tipo de eventos. El único interés ha sido el de participar en la consolidación de una de las citas imprescindibles de la Navidad de Villacarrillo. Para eso, por eso, se afanaron las distintas asociaciones, vecinos y particulares. Hubo dulces, migas, licores, una barra que no parada de servir, Reyes Magos, regalos para niños y niñas y, sobre todo, gente feliz, gente sonriendo…

El pase de diapositivas requiere JavaScript.